A 9 kilómetros de San Clemente se encuentra el barrio que completa la totalidad de nuestra villa. En este paraje se instalaron nuestros primeros antepasados y de allí procedía la gente que un día decidió instalarse en un lugar más llano y fundar la actual San Clemente. En los alrededores aún se pueden ver, incluso a simple vista, vestigios de las culturas que antaño lo habitaron, desde íberos hasta almohades.




  Auténtico oasis en medio de la llanura manchega, remanso de paz donde pasar una jornada tranquila en compañía de familia y amigos.



    Lugar también de devoción a una de nuestras más queridas e ilustres vecinas, la Virgen de Rus, y escenario dos veces al año de nuestras romerías multitudinarias, donde festejamos a nuestras dos patronas,  la Virgen de Rus y la Virgen del Remedio.



   El culto a la Virgen de Rus está atestiguado desde antes de la presencia musulmana en la península y se han encontrado restos de la existencia de una antigua ermita visigótica.




   Lugar también donde se dan cita numerosas leyendas que se remontan a épocas antiguas, como la referente a la Cueva de la Mora y a la desdichada mora encantada que la habita y donde se decía que se escondió un tesoro para protegerlo de los musulmanes. En esa misma cueva un pastor encontró la talla de Ntra Sra de Rus y tuvo una aparición de la Virgen, que le pidió que le fuera erigida una ermita en aquel mismo lugar. También en Rus una víspera de Todos los Santos se paseó por los cielos de aquel paraje el mismísimo diablo. 

   Leyendas y tradiciones que se cuentan de padres a hijos y mantienen vivo el encanto y la magia que habita en este lugar tan especial para los sanclementinos.


Fotografía propiedad de Julián López Brox

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom






 








 

 

 

 

   

 

   

   
 



 

 

 

   
  


 
© 2017 Turismo San Clemente | Todos los derechos reservados | Aviso Legal