Si en el aspecto religioso, San Clemente cuenta con edificios admirables, fue en la arquitectura civil donde los maestros alarifes más se esmeraron. No obstante, el que San Clemente fuera capital del Marquesado de Villena durante un tiempo tenía que notarse a través de su poderío monumental.
  Aunque no todas las construcciones aquí detalladas fueron levantadas en esa época. A los romanos, a pesar de que no encontraron motivo para asentarse aquí, les debemos nuestro primer puente. De época medieval son el puente de Santa Ana y nuestra coqueta Torrevieja, aunque sin duda, como se verá a continuación, los edificios más destacables sí pertenecen al siglo XVI.


Puente romano, ss.I-II
 


 
Puente de tres ojos de medio punto, el central ligeramente mayor que los otros dos. Fábrica de
sillería adovelada en el arco y aparejada en los intradoses.  Tiene  contrafuertes solamente en una de sus caras. A pesar de que ha estado en uso hasta fecha reciente, es el mejor conservado de la provincia de Cuenca.



Puente de Santa Ana, s.XIV

 
Se trata de un puente medieval de tres ojos, todos de medio punto, con contrafuertes entre los vanos.
Formado por fábrica de sillería aparejada en los intradoses. Vino a sustituir el antiguo puente de tablones de pino sin desbastar.



Torre Vieja, s.XIV


 
Torre vigía de planta cuadrada. Consta de dos cuerpos separados por una imposta y ligeramente escalonados. El primer cuerpo tiene tres plantas y ventanas ojivales pareadas; el segundo es de una planta, con ventanas de arco de medio punto sólo en dos de sus caras. La torre está rematada con almenas y grandes gárgolas (una en cada lado de la torre). Cubierta a cuatro aguas rematada con una veleta metálica.

 
 

Plaza de Toros, 1908


 
Edificio aislado, de planta circular. Muros de tapial con recercados de ladrillo caravista y zócalo de piedra. Arcos apuntados en todos los huecos. Predomina la decoración geométrica, fundamentalmente el rombo.Tres frontones coronan el acceso principal.



Su aspecto actual interior responde a una remodelación sufrida en los años 90, tras haber sido devastada por un incendio en 1975.


 

Ayuntamiento, s.XVI


 
Sin duda, nuestro edificio más representativo y orgullo de la villa. Aunque responde a un modelo de casa consistorial que se repite en otras villas de la comarca, como Villarrobledo, Alarcón o Vara de Rey, su majestuosidad y la imponente presencia con la que preside la Plaza Mayor hacen de este edificio uno de los paradigmas del renacimiento civil manchego. Obra de Domingo de Zalbide se rumoreó que las trazas obedecieron a la mano del genial Andrés de Vandelvira.


 
Edificio en esquina, de planta rectangular, con dos plantas más un torreón situado en la parte izquierda. La planta baja es una galería porticada con siete vanos y columnas dóricas, arcos de medio punto y decoración de molduras. En la parte alta, se desarrolla una sucesión de ventanas con arcos de medio punto y cornisa corrida a lo largo de la fachada, sobre la que se extiende un friso decorado por rosetones. La torre tiene una puerta con arco de medio punto, dos ventanas simétricas situadas sobre la cornisa, además de un gran reloj central, y en la parte más alta de la torre, un cuerpo que aloja una campana. Destacan su gran escudo de los Austrias y los medallones con efigies de los emperadores Carlos e Isabel. 

 


Audiencia Real, s.XVI


 
El actual ayuntamiento fue un edificio destinado a usos diversos desde su construcción en el s.XVI, desde simples caballerizas a Audiencia Real Provincial.
  Por desgracia, de la arquitectura original sólo se conserva la arcada inferior y los escudos de armas colocados en ella.



Arco Romano, s.XVIII


 
Estilo barroco, sólo con decoración por uno de sus lados, el que da a la Plaza Mayor. Unía los edificios de la parroquia y la antigua Audiencia Real. Dentro de un cartucho entre pilastras se aprecia el escudo de armas de la villa. Rematado por dos volutas de gran tamaño, un frontón roto y pináculos a ambos lados.




Pósito, s.XVI


 
Edificio de dos plantas, de mampostería y sillares en las esquinas. En su fachada destacan dos puertas con arco de medio punto. La más grande se rodea de pilastras rematadas de grutescos. En el centro de la portada aparece el escudo real de los Austrias. La puerta secundaria se compone de arco de medio punto en sillería lisa y sobre él se encuentra el escudo de la villa. Tanto en la planta baja como en la superior hay huecos rectangulares de distribución regular. En la fachada lateral y trasera, quedan vestigios de tres puertas con arco de medio punto de grandes dovelas, utilizadas hoy como grandes ventanales.
  La planta superior se destinó al uso de pósito o almacén de grano, mientras que la planta baja albergó las dependencias de las carnicerías de la villa. En el s.XX tuvo distintos usos, como el de cárcel y el de cuartel de la Guardia Civil.  Desde los años 80 aloja los Juzgados de 1ª Instancia e Instrucción.

 
 

Antigua Cárcel de la villa. S.XVI


 
Edificio de planta rectangular. Dos plantas y zócalo de mampostería. Destacan sus dos portadas. La primera es una portada con arco de medio punto entre pilastras con remate de estilo dórico y con una inscripción en el friso del entablamento de 1597. En la parte superior encontramos el escudo de la villa de San Clemente.
  La segunda, llamada de la Inquisición, es de estilo barroco y tiene anchas jambas en mampostería con decoraciones geométricas, frontón partido con decoraciones de instrumentos musicales y frutas que dejan, en el centro y enmarcado entre dos figurillas humanas, una columna en cuyo capitel hay un escudo. 

 

Portada "de la Inquisición", s.XVII


 
Sus motivos decorativos dan fe de su uso original como entrada de un antiguo corral de comedias. Aunque era un elemento exento en origen, en los años 70 se adosó a este edificio como portada.
 
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom






 








 

 

 

 

   

 

   

   
 



 

 

 

   
  


 
© 2017 Turismo San Clemente | Todos los derechos reservados | Aviso Legal